En las últimas décadas, el porcentaje de adultos y niños con sobrepeso y obesos ha aumentado considerablemente.
La obesidad está asociada con riesgos mayores de los cánceres, como también un riesgo más alto de enfermedad coronaria del corazón, de apoplejía, de tensión arterial alta, de diabetes y de muchas otras enfermedades crónicas.

Pero antes definamos, ¿Qué es la obesidad?

La obesidad es un estado en el que la persona tiene una proporción anormalmente alta y malsana de grasa en el cuerpo.

Para medir la obesidad, los investigadores usan ordinariamente una escala conocida como índice de masa corporal, (IMC) (body mass index, BMI, en inglés). El IMC se calcula al dividir el peso de una persona (en kilos) por su altura (en metros) al cuadrado. El índice de masa corporal proporciona una medida más exacta de obesidad o de sobrepeso que el peso solo.

Las pautas establecidas por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) ponen a los adultos de 20 años y más en una de las cuatro categorías siguientes basándose en su índice de masa corporal:
Captura de pantalla 2014-09-08 a la(s) 19.27.41

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre, NHLBI, proporciona una calculadora del IMC.

Para niños y adolescentes (menos de 20 años de edad), el sobrepeso y la obesidad se basan en las tablas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el crecimiento del IMC según la edad.

Captura de pantalla 2014-09-08 a la(s) 19.28.48

  1. Comparados con la gente de peso normal, quienes tienen exceso de peso o son obesos tienen un riesgo mayor de muchas enfermedades, como la diabetes, la tensión arterial alta,enfermedades cardiovasculares, derrame cerebral y algunos cánceres.
  2. ¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer? La obesidad está asociada con riesgos mayores de los siguientes tipos de cáncer, y posiblemente de otros cánceres también:
    • Esófago
    • Páncreas
    • Colon y recto
    • Seno (después de la menopausia)
    • Endometrio (el revestimiento del útero)
    • Riñón
    • Tiroides
    • Vesícula biliar

    Un estudio, que usó los datos del programa del NCI de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER), calculó que una proyección del gravamen futuro de la obesidad en la economía y en la salud en 2030, si continúan las tendencias existentes de obesidad se llegará a casi 500 000 casos adicionales de cáncer en los Estados Unidos. Este análisis encontró también que si cada adulto reducía su IMC en 1%, lo que equivaldría a adelgazar más o menos 1kg (o 2,2 libras) en un adulto de peso promedio, esto prevendría el aumento del número de casos de cáncer y resultaría en realidad en evitar cerca de 100 000 casos nuevos de cáncer.Se han sugerido varios mecanismos posibles para explicar la asociación entre la obesidad y un mayor riesgo de algunos cánceres:

    • El tejido adiposo (graso) produce cantidades en exceso de estrógeno, y concentraciones altas de esta hormona se han asociado con el riesgo de cánceres de seno, de endometrio y de otros.
    • La gente obesa tiene con frecuencia concentraciones mayores de insulina y el factor de crecimiento como la insulina-1 (IGF-1) en su sangre (una afección conocida como hiperinsulinemia o resistencia a la insulina), lo cual puede fomentar la formación de algunos tumores.
    • Las células grasas producen hormonas, llamadas adipocinas, las cuales pueden estimular o inhibir el crecimiento celular. Por ejemplo,  la leptina, que abunda más en gente obesa, parece que fomenta la proliferación celular, mientras que la adiponectina, que es menos abundante en gente obesa, puede tener efectos antiproliferativos.
    • Las células adiposas pueden tener también efectos directos e indirectos en otros reguladores del crecimiento de tumores, incluso la proteína cinasa activada por el blanco mamífero de la rapamicina (mammalian target of rapamycin, mTOR) y por el monofosfato de adenosina, (adenosine monophosphate, AMP).
    • La gente obesa tiene con frecuencia inflamación crónica en un grado bajo o “sub-agudo”, lo cual está asociado a un mayor riesgo de cáncer.

    Otros mecanismos posibles son las reacciones imnunitarias alteradas, los efectos en el sistema del factor nuclear kappa beta y el estrés oxidativo.

  3. ¿Disminuye el riesgo de cáncer si se adelgaza o se evita subir de peso? La mejor forma como se puede comprobar si bajará el riesgo de cáncer al adelgazar o al evitar subir de peso es mediante un estudio clínico controlado. Algunos estudios financiados por los NIHpara adelgazar han demostrado que la gente puede adelgazar, y que al adelgazar disminuye su riesgo de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes, y al mismo tiempo mejoran sus factores de riesgo de enfermedades cardíacas.Sin embargo, estudios anteriores y los resultados de un taller del NCI han demostrado que no sería factible llevar a cabo un estudio para adelgazar como prevención del cáncer. La razón es que se demostraría el efecto de adelgazar en la prevención de otras enfermedades crónicas y, por lo tanto, se detendría el estudio para informar al público de los beneficios antes de que sea evidente el efecto en la prevención del cáncer.Por lo tanto, la mayoría de los datos referentes a si adelgazar o evitar subir de peso previenen el cáncer se originan principalmente de estudios de cohortes y de estudios de casos y controles. Puede ser difícil interpretar los datos de estos tipos de estudios, llamados estudios deobservación, porque la gente que adelgaza o que evita subir de peso puede ser diferente en otros aspectos de la gente que no hace eso, como la gente obesa puede ser diferente de la gente delgada en otros aspectos que no son el índice de masa corporal. Es decir, es posible que esas otras diferencias explican su riesgo diferente de cáncer.No obstante, muchos estudios de observación han mostrado que la gente que aumenta menos de peso durante su vida adulta tiene un riesgo menor de:
    • Cáncer de colon
    • Cáncer de seno (después de la menopausia)
    • Cáncer de endometrio

    Un número más limitado de estudios de observación han examinado la relación entre adelgazar y el riesgo de cáncer, y unos pocos han encontrado riesgos menores de cáncer de seno y de cáncer de colon en la gente que ha adelgazado. Sin embargo, la mayoría de estos estudios no han podido evaluar si el adelgazamiento fue intencional o estaba relacionado con otros problemas de salud.La evidencia más firme se origina de estudios de pacientes que se han hecho cirugía bariátrica para adelgazar. Parece que la gente obesa que se hace cirugía bariátrica tiene menos índices de cánceres relacionados con la obesidad que la gente obesa que no se hizo cirugía bariátrica. Es importante indicar que mientras la mayoría de las intervenciones en el estilo de vida para adelgazar resultan en un adelgazamiento de 7 a 10% del peso corporal, el adelgazamiento por cirugía bariátrica combinada con cambios del estilo de vida resulta generalmente en un adelgazamiento de 30%.

Via: www.cancer.gov

canada nota 2(1)

En Clínica Tarrazo somos expertos desde hace más de 20 años en la Zona Norte de Madrid en tratamientos dietéticos personalizados. Para nosotros el peso no es el único factor que importa. Es indispensable la composición de la masa corporal: saber cuánto de ese peso es agua, grasa, y músculo. Para ello contamos con equipos computarizados que nos permiten realizar un análisis corporal completo de nuestro paciente.De esta forma se establecen parámetros de tratamientos precisos y adecuados a cada persona.En los chequeos periódicos se comparan los parámetros con los anteriores. Nuestro objetivo es brindar a nuestros pacientes salud y bienestar, reduciendo el peso corporal y a la vez alejamos los factores de riesgo cardiovascular que pueden acarrear consecuencias desastrosas como las vasculares y cómo no mencionar las del aparato locomotor que limitan la vida de los pacientes a corta edad afectando a las articulaciones y la columna vertebral que nos sostienen.Ya que nuestros tratamientos son personalizados y controlados por nuestro médico especialista, si uste precisa medicamentos coadyudantes a su dieta también es posible prescribirselo así cómo la recomendación de cualquiera de las técnicas por endoscopía o por cirugía laparoscópica que hoy permiten de distintas formas la reducción del estómago de una forma sencilla o más agresiva dependiendo de los casos.